Desde 2004, año en que Pekín autorizó España como destino turístico para sus ciudadanos, lo que facilitó la emisión de visados, el número de visitantes chinos ha saltado de unos 26.000 a los 374.000 del año pasado, según datos de Turespaña y del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Aunque China no figura entre los principales mercados emisores de turistas hacia España, sus viajeros son codiciados por el sector por su potencial de gasto. Mientras un británico gasta de media 911 euros en su visita por el país, uno proveniente del país asiático desembolsa 2.593 euros, según datos del INE. “Los turistas chinos son muchos menos de lo que pueden ser los de Francia, de Alemania o de Reino Unido, pero el gasto que hacen es muy superior”, confirma Antonio de la Morena, portavoz de Turespaña y exrepresentante del organismo público en Pekín y Cantón.

El año pasado 374.000 viajeros del país asiático visitaron España con mucha disposición de gastar.

ver artículo completo aquí

Captura de pantalla 2017-08-11 a las 12.34.09

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *