Las consecuencias del Brexit siguen produciéndose en Reino Unido. La decisión de salir de La Unión Europea trajo consigo un mar de dudas para muchos de sus ciudadanos y con el paso del tiempo, algunos de sus peores presagios empiezan a cumplirse.

El último, la subida de los precios. Y es que, tal y como ha informado Oficina Nacional de Estadísticas (ONS) la inflación en Reino Unido se situó en noviembre en el 1,2% produciéndose así la que es su mayor tasa desde octubre de 2014.

La cifra, que sigue con una línea alcista, empieza a preocupar seriamente a algunos ciudadanos del país puesto que el índice registrado supone un alza a los registrados en los meses previos cuando se quedaba en el 0,3% como ocurrió en los meses de enero, febrero, abril y mayo, o en el 0,5% que se registró en marzo y junio.

Los analistas consideran que el hecho de que se haya triplicado la tasa que mide el valor de los precios de un conjunto de productos se debe principalmente al aumento producido en los precios de la ropa y del combustible principalmente.

No obstante, tal y como informó en un comunicado la ONS, las caídas registradas en las tarifas del transporte aéreo y marítimo así como el incremento en el coste del grupo varios bienes y servicios para el ocio y la cultura también influyó.

“La trayectoria suave de la libra esterlina en noviembre ha suavizado la presión inflacionaria sobre los negocios de importación de materias primas, pero los precios del consumidor continuaron la tendencia alcista, debido principalmente al aumento en el coste de la ropa y el combustible”, reconoció el responsable de los datos de la inflación de la ONS, Mike Prestwood.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *