La polémica surgida en los últimos días en Madrid por la contaminación y la imposibilidad de algunos vehículos de circular determinados días no ha sido la única en el viejo continente ya que un país vecino como Gran Bretaña también se ha visto salpicado por los problemas de la contaminación en sus ciudades.

De hecho, el Tribunal Supremo no ha tenido problema en pedir al Gobierno británico que adopte medidas “en el espacio más corto de tiempo posible” para combatir los altos niveles de contaminación que perjudican a algunas de las ciudades más importantes del país.

La postura del Tribunal Supremo ha sido respaldada por el actual alcalde de Londres, Sadiq Khan, quien se ha pronunciado a favor de ClientEarth, organización no gubernamental que interpuso el pleito contra el Gobierno para reclamar el endurecimiento y el cumplimiento de las leyes en cuestiones de sanidad pública.

Por todo ello, y con la intención de prevenir la muerte prematura de hasta 50.000 británicos al año por la contaminación urbana, el Supremo podría fijar un calendario para que el gobierno ponga en práctica medidas que frenen esta alerta que va en contra de las ciudades sostenibles.

Entre ellas se plantean prohibir la circulación por el centro de algunas ciudades de vehículos Diésel ya que se considera a éstos los responsables del 40% de la emisiones de dióxido de nitrógeno. No obstante, también se están estudiando otras medidas como la introducción de un “peaje de toxicidad” para disuadir a aquellos vehículos que más contaminan.

El alcalde de Londres, asmático desde niño debido entre otros motivos por la mala calidad del aire, no ha dudado en anticipar que en míticas calles como Oxford Street, la calle más contaminada de la capital británica, podrían cerrar el tráfico para crear una zona de Emisiones Ultrabajas. El futuro está en el aire, nunca mejor dicho.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *